E-mail: la puerta de entrada de los ciberdelincuentes

E-mail: la puerta de entrada de los ciberdelincuentes

Seguro que tienes una o varias direcciones de e-mail. ¿Sabías que según los expertos es una de las puertas de entrada de los ciberdelincuentes a nuestros dispositivos? Cisco ha realizado un estudio en el que se afirma que el 55 % de los problemas de seguridad vienen por parte de los usuarios y el mal uso que hacen de las herramientas.

La amenaza llega a través del correo electrónico

Los buzones de correo electrónico son la forma más habitual de distribución tanto de malware como de phising, y los usuarios se sienten desprotegidos en ese sentido. Y es que a veces resulta realmente complicado distinguir qué adjuntos son los que mandan personas que conocemos y que necesitamos abrir de aquellos que van a convertirse en un problema de seguridad.

Es habitual ver en las noticias cómo la ciberseguridad de las grandes empresas se ve comprometida por un mal uso del correo electrónico. Pérdida de datos, secuestro de los mismos y por los que hay que pagar un rescate o la paralización de la actividad de las empresas son algunas de las consecuencias.

Parece ser además que los españoles somos más confiados en ese sentido y por ello sufrimos más las consecuencias de la ciberdelincuencia a través del correo electrónico. Según Cisco, aquí un 54 % de los incidentes de seguridad en las empresas son a consecuencia de abrir un correo electrónico no deseado. La media de Europa se sitúa en el 41 %. El phising es un problema habitual en nuestras organizaciones, siendo cada vez más habitual recibir correos de ese tipo. Todo esto se debe a una mala gestión por parte de las propias empresas ya que solo la mitad utilizan algún tipo de seguridad para el correo.

Cómo proteger tu cuenta de correo de los ciberdelincuentes

El de la ciberdelincuencia es un negocio realmente lucrativo por lo que no cabe esperar por una solución a corto plazo. Es por esto que lo mejor es proteger los correos electrónicos con barreras firmes para evitar contratiempos. Nosotros te aportamos algunas recomendaciones. Échales un ojo y comprueba que las pones en práctica en tu día a día:

Evita entrar a webs en las que tengas que facilitar contraseñas a través de un enlace directo desde tu email. Y si lo haces, asegúrate que la url es correcta.

– Activa la autenticación doble en el servidor.

– Utiliza números, letras mayúsculas y minúsculas además de caracteres especiales en tus contraseñas. Recuerda que debes cambiarlas a menudo.

– Si puedes, utiliza el encriptado para compartir información sensible desde tu cuenta de correo electrónico.

– Aunque sea una tentación, no utilices las redes públicas para consultar información sensible.

Desactiva el HTML y asegúrate que tienes también desactivados macros y la descarga automática de imágenes desde tu correo.

– No abras correos cuyo remitente no conozcas.

El último de los consejos que te vamos a dar y tal vez el más importante es que facilites a tus empleados formación en este sentido. Ellos cuentan con su propio e-mail que consultan desde los equipos comunes y pueden comprometer todo el sistema. Si tienes dudas en este sentido, te invitamos a contactar con tu consultora en ciberseguridad.